19 ene. 2009
Sí, tal y como suena. ¿Cómo puede estar en contra del condón la Iglesia, estando como está en contra del aborto y sabiendo que el condón los evitaría, porque evita embarazos no deseados? Una medida para evitarlos, está claro, es el que todos los jóvenes puedan acceder fácilmente a todas las medidas anticonceptivas necesarias y no prohibir, -que a la postre es algo que va contra la libertad del individuo-, su uso.

Bien, y ahora vamos a hablar en serio. ¿Qué mente con un mínimo de inteligencia, para evitar que la gente muera en incendios, reparte trajes de amianto para que puedan estar dentro de ellos sin quemarse? ¿Qué pensamiento preclaro opina que lo mejor para no cortarse es usar guantes de carnicero para poder jugar con los cuchillos?

¿Quién es más irresponsable, el que avisa a la gente de que el fuego quema y hay que alejarse, o el que da la falsa seguridad de que con un traje de amianto da igual que estés en medio de una hoguera? ¿Quién hace más por evitar que un niño se corte: el que quita los cuchillos de su alcance, o el que lo viste con una cota de malla y lo deja solo en la cocina con todo a su alcance?

¿Por qué no hablamos claro? El que se repartan condones en los institutos no va a disminuir los embarazos no deseados y, por ende, los asesinatos de niños no nacidos en el vientre de su madre (que ya dije hace algunos meses que en este blog está prohibida la palabra aborto; las cosas claras, y el chocolate espeso). Es como decirle a un niño: "toma este cuchillo para jugar, pero ponte este guante para no cortarte". Muy responsable, sí señor.

Y la Iglesia es la que está en contra del avance de la sociedad, de la ciencia y del progreso. Pues lo siento, pero si es con la prerrogativa de asesinatos, genocidios y mentiras, yo también estoy en contra.

"Es que si la Iglesia me prohibe usar preservativos está cohartando mi libertad"... Ya, pero la Iglesia no prohibe nada. Sólo dice la verdad: el uso del preservativo no asegura que se esté libre de embarazos o de enfermedades. ¿Y por qué no asumen que la abstinencia es la mejor arma contra embarazos y enfermedades sexuales? ¿Tan cerrados de mente son como para no querer entender que si no vuelo nunca podré morir en accidente de avión? ¿Qué hay detrás? ¿Cuántos millones de euros está recibiendo nuestro gobierno por "repartir" condones "gratuítamente"?

Y de los millones que habrá costado (de mis impuestos, por supuesto) la campañita del "sólo con condón"... (hasta los hip-hoperos sienten vergüenza ajena), no voy a hablar, porque me enervo.

Ya está bien de jugar con la inteligencia de la gente. Ya sabemos para qué quieren la asignatura de Educación para La Ciudadanía (que, por cierto, suena a antiguo régimen que no veas...): para aborregar a nuestros niños desde pequeñitos... Y la Iglesia estorba, porque es la única que no se calla.

Como diría don Quijote: "Ladran, luego cabalgamos".