26 nov. 2009
Uno de mis mejores amigos siempre me ha dicho que nunca soy objetivo cuando hablo de Mark Knopfler, y tiene razón. Tengo debilidad por el maestro Knopfler desde que lo descubrí allá por los años 80 cuando triunfaba con su banda de rock, los Dire Straits, mundialmente.

Ahora, al cabo de los años, Mark ha madurado (ha cumplido 60 el pasado agosto), pero sigue teniendo esa sensibilidad que a mí siempre me ha gustado a la hora de escribir canciones.

En 2005 se unió a una dama de la música america, Emmylou Harris, y ambos sacaron un disco con canciones del propio Mark Knopfler la mayoría. En ese disco hay una canción titulada como esta entrada: If this is goodbye. Es una canción escrita tras los atentados del 11 de septiembre en Nueva York. Cuando le preguntan a Mark sobre la canción, siempre cuenta que la escribió al leer que los últimos mensajes que las víctimas de las Torres Gemelas enviaron eran mensajes de amor a sus seres queridos. En una parte de la canción se dice algo así: "Si éstas van a ser mis últimas palabras, quiero que sepas que te quiero".

Resulta estremecedor, y muy esperanzador a la vez, el saber que, en los últimos momentos de sus vidas, gente de diferentes culturas, razas, estrato social, religión o país, todos, tienen palabras de cariño, de agradecimiento, de amor. No hay mensajes de odio o de crispación; simplemente "te quieros". No sé, pero a mí me reconforta ese pensamiento.

P.D.: Por cierto, os recomiendo el disco. Se llama All the roadrunning.
23 nov. 2009
No soy muy dado a poner vídeos, pero éste es emocionante. Un atleta, una lesión, la carrera de su vida... y un padre. No hay nada que comentar...

21 nov. 2009
Para los tres amigos que entran por aquí, tal vez vean que he activado la "verificación de palabra" para los comentarios. ¿El motivo? Pues porque esta mañana he visto que una maquinita (quiero creer que ha sido una maquinita) ha mandado un comentario con publicidad sobre una página que vendía unas "pastillitas azules"... ¡¡y no me da la gana!!

Simplemente quería que lo supiérais.
A veces me levanto algo "radical", con ideas tal vez algo exageradas, pero para mí tienen lógica. ¿La tienen? Pues no lo sé, pero ahí están...

Pensaba que si en la declaración de la renta nos hacen poner una equis en la casilla de la Iglesia Católica para destinarle una parte de nuestros impuestos o no, ¿por qué no ponen otra equis preguntándonos si queremos que otra parte de nuestros impuestos se destine a asesinar niños?

Porque con mi dinero, en España, se asesinan niños en los hospitales sin que nadie diga nada. ¿Por qué nos hacen cómplices de asesinato a quienes estamos en contra? Supongo que no conviene saber cuánto cobarde hay en este país, ni cuántas personas dejarían sin marcar la casilla.
9 nov. 2009
Nunca me he creído mucho eso de "el lado femenino" en el hombre y el contrario masculino en la mujer. Más bien me inclino a pensar en algo que se llama sensibilidad, que algunos tienen desarrolada más que otros; cuestión de educación, supongo.

No quiero decir con ésto que la sensibilidad masculina sea igual que la femenina; nunca he creído en la igualdad (y que Bibiana y el Estado me perdonen). Más bien en la complementariedad.

Nunca me he preocupado demasiado en ir a la moda, porque tampoco entiendo nada de ella (y cada vez creo más que los que la "dirigen" tampoco saben de qué hablan). Cuando me visto trato de hacerlo de forma sensata, combinando los colores según mi propio criterio de "parece que pegan"...

Sin embargo, mi madre confía en mi criterio combinatorio desde hace bastantes años. Ella, que me conoce desde que nací y sabe todas mis limitaciones mejor incluso que yo mismo, cada vez que tiene que preparar una maleta con su ropa para varios días, recurre a mi criterio para saber qué llevarse, qué chaleco combina con tal o cual falda, de qué color debería ser la camisa que podría quedar mejor con esta falda en concreto... Y no entiendo cómo se fía de mí, pero lo hace.

¿Por qué digo todo ésto? Por que, fundamentalmente, si alguien ve que mi madre combina mal los colores, que sepa que es sólo por amor. Amor y confianza. Ya se sabe que el amor y la confianza de las madres hacia los hijos son ciegos. En el caso de mi madre, también son arriesgados.
30 oct. 2009

Antes de nada pondré las bases de esta entrada:

1. El carril bici en Sevilla es una buena idea. La temperatura es ideal para usarlo durante casi todo el año.

2. Personalmente considero que una bicicleta es un medio de transporte.

3. No sé si en otras ciudades, pero en Sevilla, alguna mente pensante ha tenido la genial idea de poner el carril bici en las aceras, a la misma altura que los peatones.

4. Si una bici es un medio de transporte, ¿por qué no se les hace un carril a la misma altura que los demás vehículos en lugar de por donde van los peatones?

5. En Sevilla, por desgracia, hay zonas en las que, para los peatones, sólo existe el carril bici, o sea, que no hay acera o el lugar para ella es simplemente albero, agujeros y piedras.

Esta mañana, en uno de estos lugares, he contemplado la escena que quiero describir: dos ancianos caminando por el centro del carril bici, tranquilamente. De repente un ciclista que se acercaba por detrás les avisaba de su llegada con el timbre de su vehículo. Los ancianos, lentamente, se apartaron ocupando sólo uno de los dos carriles. El ciclista (al que no pondré un calificativo por no parecer igual de maleducado que él) llega a la altura de los dos ancianos y se pone a sus espaldas, haciendo sonar insistentemente su timbre. Por supuesto, los ancianos continúan por el carril después de haber dejado totalmente libre el otro. Es cierto que caminaban por el carril de la dirección del ciclista, pero...

El "señor" de la bicicleta estuvo unos quince segundos detrás de los ancianos, espetándoles a que abandonaran el carril con su timbre. Cando vio que no tenía nada que hacer, pasó por la izquierda a los dos, se puso a su altura y les dijo algo que no oí (aún estaba algo lejos), los adelantó por el carril contrario, y siguió su camino... supongo que jurando en hebreo o acordándose de algún que otro familiar de aquellas personas...

Y digo yo, este ciclista, ¿necesitaba todo el ancho del carril para pasar? ¿Tan celoso estaba de cumplir las normas de circulación "bicicletera" que no quería invadir el carril contrario para adelantar sin ningún problema a aquellas dos personas que, por desgracia, iban por el único sitio por el que podían caminar sin correr el riesgo de caerse con alguna piedra, agujero o bache? ¿Por qué hay gente que cree que son los únicos que tienen derechos?

Lo que más me indigna del asunto es que la persona de la bicicleta no era un adolescente descerebrado de los que hay muchos en bicicleta; era una persona adulta, de unos cuarenta y pocos años diría yo, que supuestamente volvía de trabajar, o iba a ello. Sólo espero que cuando llegue a anciano no se vea en la tesitura de no poder caminar con agilidad y necesite transitar por lugares en los que la única posibilidad sea el invadir un espacio dedicado a otros medios de transporte.

Y lo confieso: mientras se alejaba pedaleando fui yo el que se acordó de algunas de sus capacidades intelectuales..., para mal, por supuesto. ¡Es que hay cada idiota con pedales...!
28 oct. 2009
Tengo una manía..., bueno algunas más, pero me refiero a ésta en concreto: me molestan las faltas de ortografía, sobre todo las que provienen de un uso despreocupado del idioma. Hablando claro, las que vienen de pasar olímpicamente de las más mínimas reglas ortográficas.

Si encima las veo en un cartel que he pagado con mi propio dinero, firmado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, el cabreo aumenta hasta la cota de la indignación...

¿A qué me refiero? A la campañita estúpida de "De todos los hombres que haya en mi vida, ninguno será más que yo" o "De todas las mujeres que haya en mi vida, ninguna será menos que yo"...

No entiendo cómo pueden gastarse ese dineral en frases bien sonantes, rimbombantes y tan vacías. Por supuesto, la política social del gobierno es muy productiva. En lugar de educar a la gente en valores coherentes, ponemos carteles en las paradas de los autobuses que ningún maltratador va a leer. Muy efectiva, claro. Es como ir a una taberna de esas donde se juntan los asesinos de ETA para poner cartelitos con una pistola rota con un lema parecido a "No me uses, por favor".


No voy a hablar sobre la política social (que dicen ellos que es social) del gobierno. No voy a hablar de que he leído que en Andalucía los embarazos de adolescentes menores de edad han subido un 20% en los últimos años. Por supuesto, no tiene que ver con el repartir preservativos en los institutos y discotecas como si fueran caramelos, o con permitir que una niña asesine a su hijo indefenso en su propio vientre sin que se enteren sus padres, o con la maldita frase de "vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver"... Más bien ellos dirán que tiene que ver con que no han repartido suficientes condones o que aún hay en la sociedad "demasiadas reminiscencias conservadoras". No con la cultura hedonista y sin valores de "diviértete todo lo que puedas sin preocuparte de tus acciones; ya nos encargamos nosotros de buscarte la cohartada perfecta para que no te remuerda la conciencia... O más fácil: nos encargamos de anularte la conciencia". Pero como decía antes, no voy a hablar de éso.

Mi indignación viene a colación del nombre de la página web (que ésa es otra: ¿alguien me puede explicar qué labor social se lleva a cabo con esa web que también pagamos todos?): maltratoZero.com.

Me indigna el que se escriba "cero" con zeta. Y me indigna, además, porque me resulta sospechosamente parecido al nombre de una conocida revista de temática bastante... ¿cómo lo digo sin parecer despectivo? "gay". Porque los adolescentes de ahora, tan bien educados ellos, con tanta cultura y tanta formación que reciben en sus institutos, ven la palabra "zero", y la hacen suya. Vale, como nombre de página web no importa mucho, pero a mí, que soy muy tiquismiquis con estas cosas, me duele la vista al leer semejante atropello al idioma de Cervantes. Lo siento, soy así: las faltas de ortografía me pueden, sobre todo sin son de un ministerio... ¿Tiquismiquis? Pues sí, mucho.
(Y no voy a decir nada sobre la campaña..., por ahora)...
23 oct. 2009
(Espero que no se interprete mal nada de lo que voy a decir aquí.)

Desde hace seis años acudo todos los jueves por la noche a un local donde se hacen monólogos de humor. El espectáculo comienza sobre las 22'30 aproximadamente, y suele acabar un par de horas más tarde. Cuando acaban las actuaciones, las 200 personas que aproximadamente suelen ir allí cada jueves recogen sus cosas y se marchan a casa. Nunca ha habido problemas.

Anoché llegué cuando la gente salía ya del local (unos compromisos "laborales" me impidieron llegar para ver los monólogos), y estuve, como cada jueves, charlando con la gente en la puerta; saludando a los conocidos, preguntándoles... unas 30 ó 40 personas charlando, sin más. De repente, sin previo aviso, desde la segunda planta del edificio sobre el que está el local, comencé a oir a alguien gritar. Miré hacia arriba y vi a un señor, de unos 50 años, en camiseta interior, que muy enfadado, nos gritaba a nosotros.

-"Ésto es un área de viviendas, son las 00'30 de la noche y hay gente que tiene que descansar. La diversión termina cuando se molesta el descanso..."

Nos gritó alguna que otra cosa que omito. ¿Por qué explico todo ésto? Pues por lo dicho anteriormente: 6 años, todos los jueves, las mismas horas, más o menos el mismo número de personas y el mismo "modus operandi". Y nunca, repito, NUNCA nadie nos había dicho nada. Supongo que este señor estaba durmiendo, tuvo un mal despertar, no pudo volver a dormirse y como oía ruido abajo, decidió asomarse y descargar su mal humor contra nosotros...

No voy a defender, por supuesto, a esas pandillas de desaprensivos que se dedican a molestar el descanso de la gente montando fiestas bajo sus propias ventanas sin ningún respeto ni educación. Pero lo de anoche me pareció la otra cara de la moneda. Por supuesto, hay que respetar a todo el mundo, pero, a veces, es posible, que nos haga falta ensanchar un poquito la manga...
19 oct. 2009
Es curioso: si miramos los distintos medios de comunicación o cotejamos diferentes baremos, en la manifestación del día 17 en Madrid, o ha habido gente moviéndose mucho para que pareciera que había más asistentes, o la gente que se dedica a contar no pasó por el parvulario el día que explicaron los números; porque desde los 10.000 (diez mil) asistentes que manejan algunas fuentes, hasta los 2.000.000 (dos millones) que manejan otras, según mi pequeño cerebro de persona de letras puras, van bastantes personas de diferencia. No es que se difiera en unos cuantos cientos o algunos miles; ¡¡se difiere en millones!! ¿Tan poco abultaba la gente en Madrid?

Eso sí, es gracioso que todos los medios "amigos" de ZP se pavonean diciendo con total exactitud que en la manifestación del día del orgullo gay (me niego a ponerlo en mayúsculas, lo siento) había 250.000 (doscientas cincuenta mil) personas. O sea, que según algunos, en España hay más "folclóricas" o gente con ganas de juerga que personas preocupadas porque ZP nos quiera sumergir en un régimen que ni los nazis...

¿Y qué pienso yo de este baile de cifras? Pues me alegra muchísimo, porque si están tan preocupados en manipularlas, en hacer creer que ha sido un fracaso, es que sienten miedo. Mucho miedo de la presión que les hacemos... Algo deben estarle diciendo sus conciencias.
3 oct. 2009
Voy a ser muy claro; quiero serlo. Si alguien ve que he metido la pata en alguna de mis apreciaciones agradeceré las correcciones, pero lo voy a escribir tal y como lo siento y pienso.

Porque ya está bien. Estamos metidos de lleno en un país que se calla ante un gobierno que está empeñado en superar el horror nazi. Porque lo que el señor Zapatero está haciendo es peor incluso que lo que hizo Hitler. Porque los judíos, al menos algunos, conseguían salvarse, usar su inteligencia y su suerte para salvaguardar su vida o la de los suyos; huir del holocausto. Pero Zapatero y la señorita Aído están asesinando niños que no pueden defenderse. Lo diré de nuevo: ESTÁN ASESINANDO NIÑOS...

Y lo peor de todo es que están corrompiendo tanto a la sociedad que ésto parece una guerra entre el Gobierno y la Iglesia Católica. Y lo peor es que parece que quieren ganar el pulso a fuerza de un genocidio. Y lo peor es que la están ganando..., y les dejamos.
¿Y por qué el título de esta entrada es tan crudo? Lo diré, y aquí quiero que alguien, si puede o lo cree necesario, me corrija, pero lo que escribo es lo que veo...

¿Dónde están las demás confesiones religiosas? Los musulmanes, los judíos, los ortodoxos, los evangélicos... Si hay alguna manifestación en contra de los asesinatos de niños indefensos es la Iglesia Católica la que sale a la palestra y da la cara. ¿Dónde están los rabinos, los imanes, los pastores...? ¿Dónde se esconden? ¿Es que no es un precepto principal de todas las religiones el que la vida es SAGRADA? ¿Son cobardes o simplemente dejan que otros luchen su guerra? ¿O es que no es suya también esta guerra? Ya va siendo hora de que ésos que tanto protestan porque se les trate igual que a la Iglesia Católica luchen igual que la Iglesia Católica en un frente que atenta contra todo lo que defienden TODAS las religiones: la vida humana.

Porque Zapatero y la señorita Aído han perdido el norte y se han empecinado en rescatar de los libros de historia los peores horrores de que es capaz el ser humano, y ninguna religión, salvo la católica, ha alzado aún la voz. Yo sólo encuentro una palabra para describirlo: COBARDÍA.
23 sept. 2009
Quiero empezar hablando del libro que leo en estos momentos.

Reconozco que me encanta la película Tomates Verdes Fritos, que es de mis favoritas, y que he leído, creo, todos los libros de la autora de la novela en que se basa la película. Hace poco descubrí éste como de casualidad, ojeé un poco la contraportada para ver de qué trataba, y me gustó, así que lo compré y lo estoy leyendo ahora.


¿De qué trata? Pues fundamentalmente de una ancianita bonachona que muere y va al cielo donde se encuentra con Dios (en este libro Dios está representado por un hombre y una mujer; licencia literaria se llama éso, pero me parece simpática la idea). Allí, la señora Elner Shimfissle, que es el nombre de la protagonista, tiene una larga charla con "su Creador" al que hace preguntas a las que ha querido responder toda su vida: si fue primero el huevo o la gallina, para qué sirven las pulgas, si sirve de algo rezar, qué piensa Dios de la gente, y sobre todo "LA PREGUNTA": ¿qué es la vida? a lo que Dios (en el libro se llama Raymond..., y Dorothy) le responde:"Hablando en serio y de la forma más sencilla y franca..., la vida es un regalo". Y apostilla: "un regalo que te hacemos nosotros con amor".
También afronta el tema del dolor y las cosas malas de una forma bastante elegante y clara. La anciana le pregunta a Raymond y Dorothy (que son Dios en el libro, lo recuerdo) por qué ocurren cosas malas, y le contestan hablando del libre albedrío:
"-(...)pensamos largo y tendido sobre el libre albedrío, pero no quisimos obligar a la gente a hacer nada.
- No puedes forzar a las personas a quererte - añadió Dorothy -, o a quererse entre sí, si vamos a eso.
Raymond se mostró de acuerdo.
- No, pero les dimos todo lo que, a nuestro juicio, les podía ayudar: lógica, razón, compasión, sentido del humor, aunque..., si lo uilizan o no es cosa de ellas. Y después de esto, lo único que puedes hacer es amarlas y desear que la suerte les acompañe (...)"
Bueno, no es un tratado de teología, ni algo demasiado profundo, pero alegra poder leer un libro, con la que está cayendo, en el que el cielo sea algo tan natural, la muerte sólo un "accidente" que nos lleva a otro lugar mucho mejor, y Dios es un amigo, alguien que nos acoge con cariño y nos brinda una grata tertulia antes de comer un rico pastel recién horneado.
14 jun. 2009
Algún domingo que otro, como hoy, voy a ver si pongo por aquí alguno de mis relatos. Hoy os dejo con éste, titulado "Cambios", que tiene algo que ver con "La metamorfosis" de Kafka, aunque digamos que es una... versión libre.


Se despertó con una extraña sensación. Se encontraba distinto. Tenía los ojos cerca del suelo, donde solía dormir por las noches, y notó que al llegar la mañana, la luz le molestaba más de lo acostumbrado y que veía el lugar donde reposaba de otra forma, como si pudiese distinguir menos sus rugosidades, sus texturas, sus distintas temperaturas…

Quiso moverse un poco, pero algo le impedía hacerlo de la misma forma en que acostumbraba. Trató de empujar su cuerpo hacia adelante, pero sus extremidades no respondían. Entonces notó que podía desplazar la mirada hacia los lados, hacia arriba y hacia abajo. Notaba que su cabeza estaba más separada del resto de su cuerpo de lo que había estado siempre, lo cual le permitía ver más de sí mismo. Pasó una de sus extremidades cerca de los ojos y vio horrorizado que no era lo que esperaba…

En lugar de sus antiguas patas, allí había un brazo humano que, al pasarle por delante de los ojos le hizo sentir miedo, hasta que descubrió que era él quien lo manejaba. Giró la cabeza hacia el lado contrario y vio otro brazo. El resto de sus patas habían desaparecido de los costados de su cuerpo. En cambio, al final de él, alejándose hacia atrás, pudo ver dos extremidades nuevas; dos extremidades humanas que podía doblar por la mitad y en cuyo extremo tenían una especie de apéndice con pequeños salientes alargados que también podía mover. Recordó que había pasado toda su vida huyendo de aquellos apéndices que caían desde arriba hacia donde él se encontraba para aplastarlo.

Trató de avanzar sobre su vientre, como lo había hecho desde que nació, pero no pudo. Las nuevas extremidades que habían aparecido en su cuerpo no se apoyaban contra el suelo; sólo yacían sobre él. Hizo un esfuerzo titánico para darse la vuelta, y al fin, después de algunos minutos, lo consiguió.

Estaba mirando hacia arriba, extendido a todo lo largo, y notaba que su lomo percibía en toda su extensión el frío y la humedad del lugar en el que estaba tumbado. Lanzó las extremidades humanas más cercanas a su cabeza hacia atrás, para volver a darse la vuelta, aunque notaba que podía respirar perfectamente en esa posición. De repente vio que, apoyándose sobre aquellas extremidades, había dejado de estar en posición horizontal, al menos la mitad de su cuerpo. Ahora, una mitad de él, la superior, estaba hacia arriba, y la otra mitad seguía extendida. Podía doblar su cuerpo sin sentir dolor. Y, al cabo de un rato, también consiguió doblar por la mitad las dos extremidades que aún tenía en el suelo.

Trató de desplazarse haciendo fuerza con esas extremidades, y de repente notó que empezaba a elevarse, más alto de lo que nunca había estado. Pero seguía teniendo los dos extremos inferiores de su propio cuerpo apoyados sobre el suelo, como en equilibrio. Podía ver los apéndices de los que había huido toda su vida allí abajo. Pero esta vez eran suyos. Elevó uno de ellos y lo dejó caer de nuevo. Oyó cómo sonaba al golpear contra el suelo y sintió el golpe. Nunca antes había tenido esa sensación: la sensación de poder notar su propio peso sobre un par de apéndices que podía subir y bajar a su antojo.

Notó que podía desplazar aquellos apéndices hacia adelante, uno cada vez, y que el resto de su cuerpo los seguía. En pocos minutos consiguió controlar su nuevo movimiento y empezó a moverse, lentamente, a través de aquel inmenso túnel de ladrillo y agua que ahora le parecía putrefacto y antes era su casa.

Entonces apareció ante él un insecto. Lo vio abajo, desde su posición elevada, pequeño, indefenso, pero como retándolo con sus antenas y su quietud. Era una cucaracha, pero aún no lo sabía. Sólo sabía que tenía que acabar con ella. Levantó su apéndice inferior en el aire y lo dejó caer rápidamente, aplastándola.

Cuando volvió a levantar su extremidad, el insecto aún temblaba, aplastado, las antenas arrugadas y el cuerpo deshecho. Logró acercar sus ojos hacia la cucaracha doblando su cuerpo hacia abajo. Aprendía rápido a usar todas las posibilidades. Contempló aquel pequeño ser agonizando ante su rostro y algo se le removió por dentro.

- ¿Mamá? – se oyó a sí mismo balbuceando, sin saber cómo.

Luego siguió desplazándose hacia adelante, lentamente, con su nuevo cuerpo humano, a través de la alcantarilla.
13 jun. 2009
Me resulta gracioso cuando entro en alguna red social y me encuentro grupos que se crean con el nombre de "Cambio los tesoros de la Iglesia por comida para el tercer mundo". Por lo general, y sin ánimos de ofender, suelen crearlos gente inculta, que no sabe de lo que habla, pero que se deja llevar por la corriente imperante en cada momento.

Resulta que aún no he encontrado ningún grupo (y me comprometo a crearlo y contaré qué ha resultado) que se denomine "Cambio el dinero que se está gastando el Madrid en fichajes por comida para el Tercer Mundo".

Mi padre, que es muy sabio, dice que es inmoral la cantidad de dinero que mueve el fútbol y lo que cobran las estrellas simplemente "porque el fútbol lo genera". Me pregunto cuánto cobrarían los trabajadores de, por ejemplo, El Corte Inglés si se les aplicara este mismo criterio; seguramente mucho más de lo que cobran...
10 jun. 2009
Las siestas podrían mejorar la sensibilidad del cerebro a las emociones positivas, según un estudio de la Universidad de California en Berkley que se ha hecho público durante la reunión anual de la Asociación de Sociedades Profesionales del Sueño (SLEEP 2009) que se celebra en Westchester (Estados Unidos).

En realidad lo más curioso del caso es que haya Universidades en el otro lado del Atlántico que estudien algo que nosotros sabemos desde hace siglos y que nos vamos pasando de generación en generación. ¡¡Y hay hasta una asociación de sociedades profesionales del sueño!! Primero los japoneses, ahora los norteamericanos... Todos quieren imitarnos. Si es que somos un país de sabios.

Los norteamericanos se han quedado flipados (según dicen) con nuestro AVE y con nuestra Seguridad Social; tanto que parece que quieren exportarlos. Y digo yo, ¿no lo podrían flipar con nuestro ZP y exportarlo también? A ver si aprende algo de democracia en Estados Unidos...
...soy un desastre para la constancia. Me cuesta horrores. Voy a transcribir las palabras que tanto han tergiversado del Papa y que, según todos los científicos, son tan acertadas. Para los políticos, por supuesto, tan alejados de la verdad científica, una irresponsabilidad. Se puede decir más alto, pero más claro, imposible:

(...) Si los africanos no se ayudan entre ellos, no se puede resolver este flagelo con la distribución de preservativos. Al contrario, se corre el peligro de aumentar el problema. La solución sólo se puede encontrar con un doble compromiso: el primero es humanizar la sexualidad, o sea, una renovación espiritual y humana que traiga consigo una forma nueva de comportarse unos con otros; y, en segundo lugar, una amistad verdadera también y sobre todo con las personas que sufren".

Podríamos jugar todos a manipular, ¿verdad? Es muy fácil hacerlo. Se corta la frase por donde interesa, y se acabó. Luego se da a la opinión pública con una maniobra perfectamente orquestada, y... "que la verdad no te estropee una buena noticia".
3 jun. 2009
Esta noche George Clooney y yo hemos coincidido en Leroy Merlín.

La otra parte de mí que no descansa cuando yo duermo tenía ganas de hacer algo de bricolaje, así que fue a Leroy Merlín a comprar las cosas necesarias: una llave inglesa grande, un taladrador, un martillo y un buen destornillador. Todo 10 euros. Claro que el chaval de la caja, cuando pagué, me devolvió 2, que yo acepté gustosamente (la crisis también está en los sueños). Justo detrás mía estaba George, esperando su turno y hablando con una señora... ¡Qué bien habla español, por cierto!

Vi que un chico de uniforme verde se acercaba a él a preguntarle algo, y el actor, con el buen humor que le caracteriza, le dice: "¿Tú eres el de Leroy Merlín, verdad?" Yo, que en mis sueños no me corto, para éso son míos y yo escribo el guión, me vuelvo y le digo "Tú eres el de Nespresso, ¿no?". En ese momento veo que la cara de Clooney cambia a una parecida a decir "estoy harto de la bromita"; entonces yo, que también soy educado en mis sueños, le pido perdón... Y ahí acabó todo.

Si es que, hasta en sueños, lo que tienen que soportar las estrellas..., y George Clooney también.
29 may. 2009
En serio, no sé por qué lo hago. Me empeño en tratar de leer el folleto oficial del gobierno (ahora se llama "El País") y siempre acabo escribiendo mil comentarios, que NUNCA publican, y con la sensación de que lo han conseguido; han estado durante tantísimo tiempo tratando de adormecer la conciencia y el sentido común de la gente, que al final lo han conseguido.

Me gustaría poder preguntarles qué es lo que entienden por libertad de expresión, qué es lo que entienden por justicia, qué es lo que entienden por social, qué es lo que entienden por dignidad, por igualdad... Pero de sobra sé lo que me contestarían: lo que nosotros decidamos que sean en cada momento según nos convenga o no.

Ellos hablan de que la Iglesia pretende volver a la inquisición cada vez que algún obispo hace alguna declaración llamando a las cosas por su nombre. Me pregunto si ellos saben que se están acercando peligrosamente a una dictadura, por no llamarlo nazismo... todavía.
25 may. 2009
No soy muy partidario de copiar cosas de otros desde que en E.G.B. una compañera se chivó al profesor de que yo estaba haciendo éso mismo en un examen de matemáticas; no había sido capaz de memorizar las clases de triángulos que hay dependiendo de los ángulos que lo formen..., pero he querido copiar esta entrada que, por casualidad, he leído en otro blog (http://descorriendoelvelo.spaces.live.com/blog). Es algo largo, pero creo que bastante interesante.

La foto es de un bebé de 21 semanas, aún sin nacer, llamado Samuel Armas al que se le había diagnosticado una espina bífida y nunca sobreviviría, a menos que se le practicara una operación intrauterina.

El Dr. Bruner, tras numerosos estudios realizados en el Centro Médico Universitario de Vanderbilt, en Nashville, anunció que él podría llevar a cabo la operación, con el bebé dentro de la matríz materna.

Este pestigioso cirujano declaró haber vivido el momento más emotivo de toda su vida, cuando sintió la mano de Samuel asiéndole uno de sus dedos, a modo de agradecimiento por obsequiarle con el regalo de la vida.Por supuesto, el Dr. Bruner permaneció helado, -totalmente inmóvil por varios segundos- durante los cuales Samuel seguía cogiéndole el dedo.


Michael Clancy, un fotógrafo profesional que nunca había cubierto casos médicos, se enteró que en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, (Estado norteamericano de Tennessee), tendría lugar algo que podía considerarse como un "noticia importante", por lo menos en el campo de la cirugía: la operación de un niño por nacer en el vientre materno. Conseguida la autorización para tomar la foto, Clancy nunca se preparó para lo que su obturador registraría: el momento en el que pequeño bebé recién operado estira su pequeñísima mano desde el interior del útero de su madre para sujetar uno de los dedos del médico que lo había intervenido.

La atracción de la imagen tal vez radica en que, al observarla con detenimiento, ésta transmite un mensaje elocuente: la vida del bebé literalmente pende de un hilo; los especialistas aún no están en capacidad de mantenerlo vivo fuera del útero materno y deben tratarlo dentro de la matriz para corregir su fatal anomalía y cerrar luego el ambiente en el que debe terminar de crecer. En ese marco dramático, el pequeño bebé toma el dedo del médico, como si quisiera transmitir su fragilidad y, a la vez, su agradecimiento.

Pero la historia detrás de la imagen es más impresionante aún. Se trata de la experiencia, lucha y confianza de una pareja de esposos que decidió agotar hasta el último recurso para salvar la vida de su primer hijo.

Julie y Alex Armas viven en Georgia, Estados Unidos. Ellos lucharon durante mucho tiempo por tener un bebé. Sin embargo, cuando cumplió 14 semanas de gestación comenzó a sufrir fuertes calambres y una prueba de ultrasonido mostró las razones. Al revelar la forma del cerebro y la posición del bebé en el útero, la prueba evidenció serios problemas. El cerebro de Samuel lucía deforme y la espina dorsal se desprendía de una columna vertebral que también lucía anomalías. El diagnóstico no se hizo esperar, el bebé sufría de "spina bífida", un síndrome por el cual la columna vertebral en formación no cierra, dejando la médula expuesta y afectando seriamente funciones motoras.

A los padres se les propuso elegir entre un aborto o un hijo con serias discapacidades.Alex, un ingeniero aeronáutico de 28 años de edad, relata que se sintieron devastados por la noticia pero, por su profunda fe, el aborto nunca fue una opción. Antes de dejarse abatir, la pareja decidió buscar una solución por sus propios medios y fue así como ambos comenzaron a solicitar ayuda a través de Internet. De esta manera, entablaron contacto con el Doctor Joseph Bruner -cuyo dedo es el que sostiene Samuel en la fotografía- y comenzó así una carrera contra el tiempo. Dado que afecta a la espina dorsal, la malformación puede llevar al daño cerebral, generar diversas parálisis e incluso una incapacidad total. Sin embargo, si pudiera ser corregida antes que el bebé nazca, se tienen muchas más opciones de curación.


Aunque el riesgo era grande y el bebé no podía nacer en ese momento, los Armas decidieron encomendarse a Dios... y ensayar la novedosa cirugía. La operación fue un éxito. Durante ella, los médicos pudieron tratar al bebé –cuyo tamaño no era mayor al de un conejillo de indias- sin sacarlo del útero, cerrar la brecha originada por la deformación y proteger la médula espinal, que sirve de camino para las señales nerviosas desde y hacia el cerebro.

Samuel se convirtió así en el paciente más joven en haber sido sometido a una intervención quirúrgica de su tipo.

Samuel nació a través de una operación cesárea el 2 de diciembre de 1999, casi un mes antes de lo previsto, un poco bajo de peso, como era de esperarse, pero en perfecto estado de salud, a pesar de las naturales secuelas de su problema, especialmente una cierta rigidez en las piernas.

Dos meses y medio después de su milagroso nacimiento, el pequeño Samuel inició un arduo programa de rehabilitación destinado a completar el éxito de la operación intrauterina que le practicaron cuando sólo tenía 21 semanas de gestación.

La Sra. Armas confesó que siempre supo que la complicada operación intrauterina no implicaba la cura para su hijo sino "una gran esperanza". Pero las buenas noticias no son pocas: el menor no ha desarrollado hidrocefalia, o sobreproducción del fluido cerebral que es una de las complicaciones más comunes de la espina bífida. La última prueba de ultrasonido sobre su cabeza demostró que era prácticamente normal.

"Él es un bebé típico, nos mantiene despiertos toda la noche", agrega Julie y expresa que con su esposo han decidido no conceder más entrevistas porque no quieren perder su vida privada. Sobre las entrevistas ya publicadas, Julie afirma que las hicieron conscientes "de que la gran mayoría de los bebés que sufren de espina bífida son abortados en el país". "Nosotros queríamos ayudar a la gente con nuestro testimonio. Somos una pareja educada y profesional que ama y valora a su hijo aunque para la sociedad tenga un defecto. No importa cómo sea Samuel, lo único que sabemos es que Dios le ha permitido nacer para impactar a otros con una fotografía de su pequeña mano".

Por otra parte, según Justine McCarthy, una veterana periodista irlandesa, "nadie puede dejar de sentirse conmovido por la poderosa imagen de esta pequeña mano sujetando el dedo del cirujano" y así como una mano puede salvar vidas, esta imagen "es tal vez el argumento más fuerte contra el aborto".

Para Joseph Bruner, el médico que operó a Samuel, la operación ha lanzado un interesante desafío a la sociedad estadounidense, considerando que miles de bebés son abortados a la misma edad en que Samuel fue salvado. "Al practicar operaciones para mejorar la calidad de vida de estos niños, es difícil justificar una operación que podría tomar sus vidas. Al avanzar a través de este campo ideológico, la sociedad va a tener que hacer una seria introspección porque es imposible sostener ambas posturas", afirma Bruner.

Otro fruto sorprendente de la fotografía es el cambio de vida del fotógrafo que captó la conmovedora imagen del bebé. Michael Clancy nunca imaginó que lo que vería no sólo llevaría una de sus fotos a los principales medios del mundo sino que lo ayudaría a comprender que es necesario defender a los no nacidos. El fotógrafo de 43 años, que nunca antes había fotografiado una intervención quirúrgica, confesó que ver a Samuel fue una experiencia sorprendente que lo convirtió en "un pro-vida". Clancy dice que nunca antes se había dado cuenta que los abortos legales pueden ser practicados en el quinto mes del embarazo y aún después. De hecho, en Estados Unidos los abortos son legales hasta el momento previo al parto.

Este es Samuel hoy. Lleva una vida 100% normal... Y todavía seguimos cuestionando, ¿¿porqué será el aborto un delito??
¿Y todavía nos preguntamos si Dios existe?
Que la historia de Samuel toque su corazón,y Dios le bendiga...

Seguramente nuestra letrada y científica señora ministra seguirá pensando que el pequeño Samuel sólo es un ser vivo, no humano.

Por cierto, se me acaba de venir a la cabeza una duda: ¿Por qué los grupos antitaurinos no han pedido ya la dimisión de Bibiana? Si a un ser vivo en el vientre de su madre se le puede matar, ¿por qué vamos a prohibir la fiesta de los toros? ¿O es que un toro no es un ser vivo? ¿Un ser humano, quizás?

20 may. 2009
...un comentario que un "Anónimo" ha dejado en mi anterior entrada, se me ocurre una disquisición: parece que la ministra dice que se puede eliminar al niño engendrado en el vientre de la made porque en los primeros estadios de su vida no es un ser humano, sino sólo un ser vivo. O sea, que podemos cargarnos a los linces ibéricos: sólo son seres vivos...

Pero no era éso lo que pensaba, si no más bien en una duda que me surgía: ¿hay algo en la naturaleza que empiece siendo una cosa y termine siendo otra? Quiero decir, ¿se puede ser antes animal y luego ser humano? ¿Se puede ser árbol y luego transformarse, ¡oh milagro de la naturaleza!, en animal?

Sí es cierto que ese cambio se puede producir en la raza humana: se puede ser un inepto y transformarse en ministro...; ya habría que preguntarse si ministro-ser-vivo o ministro-ser-humano...
...si una niña de 16 años puede eliminar una vida de su vientre sin que sus padres lo sepan o sin necesidad de pedirles permiso...

...por qué no puede votar?

...por qué no puede conducir?

...por qué no la puedo contratar en mi empresa?

...por qué no la puedo mandar, con el ejército, a una zona de conflicto o en labores humanitarias?

...por qué no se le puede expender alcohol en un bar o en un comercio?

...por qué no puedo mantener relaciones sexuales con ella sin caer en la pederastia?

...por qué no puedo tener en internet una página erótica con fotos de "dieciseisañeras"?

Al gobierno se le está yendo el tema de las manos, pero están tan obcecados que no quieren reconocerlo. El problema es que sus errores y su obcecación están acabando con la vida de muchos españoles. ¿Para cuándo habrá un tribunal que acuse a estos señores de crímenes contra la humanidad?
17 may. 2009
¿Y ahora qué? En esta espiral genocida en la que nos ha embarcado nuestro democrático gobierno, resulta que, no conformes con acercarse peligrosamente (yo diría que incluso superando) al nazismo, quieren hacer cómplices a los niños de sus bacanales asesinas.

Nos escandalizamos cuando vemos niños pequeños cargando fardos que superan en bastantes veces su peso, niños explotados sexualmente en islas paradisíacas para regocijo de ricos y enfermos, niños portando armas como si fueran juguetes y perfectamente pertrechados tras su uniforme militar, niños usados para mendigar un mal mendrugo de pan o usados para portar drogas de un lado a otro como vulgares camellos... Todo nos escandaliza y nos produce desasosiego. Eso sí; podemos soportar que una niña de 16 años tenga la opción de ir a la farmacia y, por mor de nuestra querida democracia y de nuestro gobierno tan democrático, automedicarse y asesinar a un ser humano sin seguramente ser consciente de lo que realmente hace porque nuestro democrático gobierno ha decidido qué es o no es un ser humano; quién tiene que vivir y quién puede ser aniquilado; quién es necesario y quién un mero objeto de usar y tirar...

Eso sí, todo muy democrático, tal y como accedió Hitler al poder.
12 may. 2009

No sé a vosotros, pero a mí, a veces, me da la sensación de que los hijos estorban en esta sociedad. En cuanto nacen se les mete en la guardería, cuando están en el colegio se les apunta a actividades extraescolares, cuando son adolescentes se les manda a campamentos de verano o intercambios culturales (que de culturales suelen tener sólo el nombre), cuando son jóvenes se les manda a estudiar al extranjero...

Tal vez yo sea un poco radical en este tema, pero ayer, hablando con una amiga, me decía: "Es que, que yo tenga un hijo, no significa que tenga que renunciar a mi vida", a lo que yo le respondí que sí. Que cuando tienes un hijo, tu primera prioridad debe ser tu hijo, no tu vida (si obviamos, que es lo que parece que le pasa a esta sociedad, que tu hijo ES tu vida). Un hijo no es un capricho, que es lo que parece ahora mismo. "Tenemos derecho a tener hijos". No, perdón: usted NO TIENE DERECHO a tener hijos. Se tienen derechos sobre posesiones, sobre cosas que nos son dadas por justicia..., pero no sobre una persona. Por el contrario, es ese hijo el que tiene derechos. Debemos aclarar los conceptos.
10 may. 2009
Hace algunos meses me encontré en una librería un libro (raro, ¿verdad? Encontrar un libro en una librería...) de Miguel Gila. Sí, aquél de "¿oiga, es el enemigo?". Era un libro de relatos cortos, surrealistas, de hechos extraños e incluso absurdos. A mí siempre me han gustado los relatos cortos, así que decidí intentarlo y escribir algunos. Éste me salió de una sentada..., y me gusta. Os lo dejo para que lo juzguéis...


PARADA TÉCNICA


Tenía que parar. No podía más. Llevaba cinco horas seguidas conduciendo y sentía la vejiga como una bota de vino: tensa y llena a reventar.

Buscó con la mirada una gasolinera a lo largo de la carretera, y a lo lejos pudo ver el cartel de una que parecía estar en su camino.

Aceleró un poco más. Sabía que estaba infringiendo los límites de velocidad, pero aquello era una urgencia. Podía parar en el arcén unos instantes, pero nunca le había gustado mear en público: nunca.

Fueron los cuatro minutos más largos de su vida. No recordaba haberlo pasado tan mal por una necesidad tan cotidiana en todos los días de su vida; aunque tampoco era capaz de tratar de recordar, concentrado como estaba en tratar de retener su vejiga.

Cuando llegó a la gasolinera, empapado en sudores fríos, con los ojos nublados y sin apenas poder contenerse, comenzó a correr hacia la parte trasera, donde estaban los servicios. Durante el corto trayecto desde su coche hasta allí, rezó para que estuviesen abiertos.

Al llegar a la puerta y poner la mano en el picaporte le recorrió la espalda un escalofrío, como una descarga eléctrica, y notó que se le erizaban los vellos de los brazos. Estaban abiertos.

Conforme se acercaba al urinario notaba que todo comenzaba a fluir lentamente…, pero llegó a tiempo, antes de que todo escapase a su control irremediablemente.

Sintió dos nuevos escalofríos, pero esta vez de alivio, subiéndole desde la cintura hacia el cuello. Nunca se había alegrado tanto de estar en un servicio público.

Al acabar se dirigió al lavabo, totalmente relajado, como si hubiese estado durmiendo dos días seguidos. Abrió el grifo y empezó a lavarse las manos. Era algo que, como hombre, nunca solía hacer, a menos que alguien estuviese haciéndolo cuando él se iba del servicio, o que fuera acompañado de alguna mujer que le esperase fuera. Pero esta vez lo hizo.

Oyó entonces una cisterna que sonaba tras una de las puertas que estaban cerradas y que él no había visto al entrar porque iba a lo que iba. No le dio importancia. Quien salió del servicio, al verlo allí, lavándose las manos, hizo lo mismo. Abrió el grifo del lavabo contiguo al suyo y puso sus manos bajo el agua.

Cuando él hubo acabado, se secó las manos y se dirigió a la puerta, no sin antes dirigir una mirada al desconocido a través del espejo y dejar escapar un “¡hasta luego!” de cortesía. El desconocido respondió con la misma frase.

Al salir del servicio se dio cuenta de que algo no cuadraba en todo aquello. Había visto algo raro, pero no sabía qué exactamente. Se sintió tentado de volver a entrar para aclarar sus dudas, pero decidió esperar a que saliera el desconocido. Sacó un cigarrillo y empezó a fumárselo en la puerta del servicio, apoyado contra la pared. Y se abrió la puerta.

El desconocido salió y se le quedó mirando. “¡Hasta luego!” le dijo, y él respondió. Y se percató de qué era lo que no cuadraba. El desconocido iba vestido de forma normal: vaqueros, camisa de cuadros, zapatos deportivos…; la ropa de alguien que está haciendo un largo viaje y quiere ir lo más cómodo posible. El problema estaba en que su piel era verde, sus ojos extremadamente grandes, con forma de almendra y negros, su nariz eran sólo dos huecos en lo que parecía su rostro, y su boca no parecía más que una raja horizontal debajo de la nariz.

Le miró las manos. Eran más o menos normales, salvo ese color verde y los dedos más largos de lo normal.

Estaba claro: era un disfraz. No podía ser otra cosa. Siguió al desconocido con la mirada hasta que lo perdió tras la esquina de la gasolinera. Entonces decidió volver a su coche. Oyó algo parecido al cierre suave de una puerta y un motor como de moto de gran cilindrada arrancando…

Dio la vuelta a la esquina. Allí estaba su coche y, al lado, algo como un cacahuete inmenso, brillante y totalmente liso, como cerrado al vacío. Estaba flotando en el aire. Entonces vio cómo se abría un hueco en la superficie del cacahuete metálico, aparecía la cabeza del desconocido verde, volvía a decirle “¡hasta luego!” agitando una de sus manos, e inmediatamente, el extraño vehículo salía de la gasolinera y se elevaba rápidamente hacia el cielo. Lo siguió hasta perderlo de vista, y volvió a su coche.

“Debe haberlo pasado mucho peor que yo para encontrar un servicio en mitad del espacio. No sé si yo habría sido capaz de aguantar tanto tiempo”, pensó. Arrancó y siguió su viaje.
7 may. 2009
Cada vez que el F.C. Barcelona llega a alguna final europea, como pasó anoche, en mi casa se produce un debate sobre "El estado de la nación". Personalmente me alegra que haya un equipo español en una final europea, pero mi padre, tras el golazo de Iniesta, sólo sabía decir que los azulgranas habían tenido mucha suerte y que al Chelsea le habían robado cuatro penaltis... En resumen, no quería que el Barça llegara a la final. Y para él tiene una fácil explicación: los barcelonistas no se sienten españoles.

Como en este país, España, se tiende a confundir muy a menudo las churras con las merinas, los presidentes de fútbol, a menudo, confunden el deporte con la política, que es lo que le pasa al mandatario del Barcelona. A mi padre, fundamentalmente, le han molestado sus manifestaciones cuando decía que "su país estaba situado entre España y Andorra". "Todos los equipos españoles en competiciones europeas llevan la bandera de España, menos el Barcelona", es lo que dice mi padre. Y no le gusta nada; por ende, no quiere que los de Pep Guardiola ganen nada porque no representan a España sino a sí mismos. Y es lo que yo le digo a mi padre: "una cosa es lo que ellos quieran ser y otra muy distinta lo que sean realmente". Por mucho que se empeñen, son españoles, aunque digan lo contrario. Yo a veces quiero ser negro, o alto, o heavy para tener melena, pero soy lo que soy... y es lo que hay, le pese a quien le pese.

Y mucha suerte para los culés (y los demás españoles) frente al Manchester.
6 may. 2009
Por lo general nunca me he fiado mucho de los sindicatos, y con la que está cayendo, menos aún. Resulta que donde trabajo hay, fundamentalmente, tres. Se pasan casi todos los días por cada puesto dejándonos panfletos poniendo verde a la empresa pero, sobre todo, poniéndose verdes unos a otros: "que si no nos invitaron a la reunión", "que dicen una cosa y luego hacen otra", "que no respetan los acuerdos de tal o cual convenio...", "que la mesa..."

Yo me pregunto, ¿para qué sirven los sindicatos en España? ¿No se supone que están para defender a los trabajadores? ¿Por qué, entonces, tanta controversia entre ellos? Si su fin está tan claro, ¿qué hacen peleándose?

De un tiempo a esta parte hay una duda que me ronda: ¿cuántas huelgas generales habríamos tenido ya en España si el gobierno hubiese sido de otro color? ¿No es suficiente la situación como para convocar una? ¿No era ya suficiente la situación hace bastantes meses? ¿Qué es lo que hace que los sindicatos no salgan en la tele contínuamente como hace algunos años, poniendo a parir al gobierno? ¿Qué tipo de connivencia indecente existe entre los sindicatos y ZP?

Y me dicen que si tengo algún problema que acuda a los sindicatos... Ya.
3 may. 2009
Los que tratan de cambiar el significado de las palabras para su propio beneficio saben lo que hacen. Está claro que no posees algo hasta que no lo pronuncias. Siempre me ha encantado la imagen de que tu nombre no tiene sentido hasta que alguien lo pronuncia con amor; por éso el Bautismo, aparte de librarnos del pecado original, es la forma que tiene Dios de pronunciar nuestro nombre para que todos sepan que le pertenecemos, que nos acoge bajo su mirada de Padre.

Con esta nueva pandemia que se nos avecina a propósito de la, antes llamada, gripe porcina, la OMS ha decidido cambiar el nombre a dicha enfermedad. ¿Por qué? Pues simplemente porque "estábamos recibiendo informes de que en algunos lugares los cerdos estaban siendo sacrificados, y eso no está bien. Los animales no son los culpables de lo que está ocurriendo", confirmó el director. Es el poder de la palabra: basta con llamar a algo "peste porcina" para que la tomemos con los pobres cerdos. Recordemos que Dios creó el mundo simplemente pronunciando la palabra "Hágase". Para que después vengan los científicos a decirnos que las matemáticas mueven el mundo; pues las palabras lo crearon (mi parte filóloga dixit).

Es una lástima que no nos empleemos con tanto empeño en evitar que las palabras confundan. No existe el aborto, si no la palabra asesinato. Mientras no consigamos que se llame a las cosas por su nombre no venceremos la batalla. Es el poder de la palabra, y los que gobiernan el mundo lo saben...
1 may. 2009
Hace algunos años, cuando era adolescente, un amigo de mi padre que vino de visita a casa después de asistir a una misa de difuntos me dijo: "Conforme te vayas haciendo mayor vas a tener que ir acostumbrándote a estas cosas". Y es cierto. Primero empiezas con los abuelos propios y los de tus amigos. Luego son los familiares y los padres..., supongo que también llegará el momento en que tendré que asistir a misas por amigos, o mis amigos asistirán a la mía... ¿Adónde quiero llegar con todo ésto? Pues que es complicado explicar el sentido de la muerte sin un poco de fe; incluso el sentido de la vida, por qué no decirlo.

Últimamente abundan las personas que mi padre llama "animalito" (con todo el cariño); gente que no cree en la parte espiritual del hombre, que piensa que estamos aquí para desaparecer al final. Me pregunto si quieren creer éso para no tener que escuchar a su conciencia, o si realmente no creen que, como decía la santa, "esta vida es una mala noche en una mala posada"; que no somos más que un experimento de la naturaleza.

En cualquier caso, tarde o temprano saldremos de dudas, pero hay que reconocer que el vivir con fe nos da cierta ventaja sobre los que no la tienen: la ventaja de saber que ésto no es más que una carrera de fondo, y que en la Meta, si hemos corrido bien (como decían en Ben-hur cuando estaban en las galeras: "te mantenemos vivo para que sirvas en esta nave, así que rema bien y vive") todos seremos vencedores en la Meta.
27 abr. 2009
Esta noche, a las doce en punto, comienza la Feria de Abril de Sevilla. Teniendo en cuenta que, a veces, soy de la opinión de don Manuel Machado ("Sevilla sin sevillanos"), y que, además, no soy muy feriante porque no me gustan demasido las aglomeraciones fiesteras, reconozco que me gusta el ambiente ferial. Me gusta la cara de todo el mundo, sonrriendo, con ese afán de complacer a los visitantes, los amigos, los familiares, los vecinos, los desconocidos... En la Feria no hay tensión; los problemas se dejan en "la portada" y la única consigna, una vez dentro, es pasarlo bien, relajarse, olvidar todo lo malo..., y siempre habrá alguien que invite a algo, alguien que cante, alguien que baile, alguien que cuente chistes, alguien con quien charlar un rato...

La primavera entra en Sevilla con la Semana Santa; la semana de Pasión, de Calvario, de Resurrección...; y se asienta con la Feria de Abril. Los colores se hacen más intensos, los olores más brillantes, el aire se vuelve dulce y cálido, y el cielo..., el cielo se tiñe definitivamente de azul y lo preside todo.


I
Sevilla tiene que ser
saeta y Feria de Abril,
seria y alegre a la vez
porque Sevilla es así.

ESTRIBILLO:
Sevilla es así;
Sevilla es saeta y es caseta

en la Feria de Abril;
Sevilla es la orilla
del Guadalquivir.

II
Sevilla reza con Fe
al ver a un Cristo pasar
pero se pone un clavel
a la hora de bailar.


III
Sevilla es el cielo azul
de un patio de vecindad
donde se adorna una cruz
para beber y cantar.

IV
Sevilla no cambiará
porque Sevilla es así
y aunque tenga que llorar
prefiere echarse a reír.

P.D.: Por acabar con algo... terrenal, ¿alguien puede decirme que el traje de flamenca no es el traje regional que mejor sienta a las mujeres?

24 abr. 2009
No sé por qué me empeño, pero esta maña me dio por leer en la versión digital de El país un artículo titulado "Tranquilos, el pecado no es delito". Por supuesto, el artículo gira en orden a esa mentira que están tratando de montar para defender lo indefendible: el asesinato de niños en el vientre de su madre es una cuestión religiosa; y no tanto religiosa como de la Iglesia Católica. En mi fuero peleón no he podido más que dejar un comentario al pie de la noticia que, por cierto, no sé si habrán publicado. Es posible que la libertad de expresión no esté muy bien entendida por estos que la esgrimen sólo cuando defienden aberraciones. Por si acaso, aquí está mi comentario, para que al menos, en algún sitio, vea la luz:


Me parece perfecto. Siguen con su campaña de engañar a la gente. El aborto no es un tema religioso: es un ASESINATO. Se elimina a un ser humano. Dejemos de emplear palabras para acallar nuestras conciencias. La Iglesia Católica lo único que defiende es lo que nuestro gobierno se empeña en destruir: la vida de un ser humano al que ASESINAN en el vientre de su madre. Lo demás, es demagogia pura; una cosa que hacen muy bien los autodenominados "progres" ¿Se puede ser progresista defendiendo asesinatos por ley?

El artículo es muy bueno, pero es MENTIRA... ¿Porqué se está en contra de la dilapidación de mujeres si está en las leyes de algunos países? ¿Por qué se está en contra de la Pena de Muerte si está en las leyes de algunos países? NO TODO LO QUE ESTÁ EN LAS LEYES ES JUSTO. Que nos nos engañen: España sí tiene pena de muerte: la que el gobierno quiere imponer a estos niños que nunca nacerán porque los condenarán a morir antes de poder defenderse (cosa que sí pueden hacer los condenados a muerte).

Por cierto, he estado pensando si poner un enlace al artículo de marras, pero he decidido que me niego a hacer publicidad a alguien que escribe en contra de los seres humanos. Lo siento; yo tambén puedo ser radical a veces.


Anotación del sábado, 25 de abril de 2009
(10'05 de la mañana)

Para no ser mentiroso he entrado de nuevo en el artículo de marras para comprobar si han publicado mi comentario de ayer. Como me temía, no lo han hecho, así que he tratado de dejar otro; aquí lo reproduzco:

Me pregunto dónde dejan los "censores" de El País eso que llaman ellos "Libertad de expresión". ¿Por qué publican todos los comentarios que son favorables y ninguno en contra? ¿Les da miedo que se sepa la verdad? ¿Saben que lo que se hace en el aborto es ASESINAR y no quieren oirlo? Estamos asistiendo al mayor genocidio de la historia del mundo y queremos ser protagonistas de primera fila; exactamente lo que hicieron los NAZIS, pero a mayor escala. Sé que no publicarán este nuevo comentario, pero al menos alguien lo leerá. GRACIAS POR DEFENDER LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN de los que opinan como ustedes y cohartar el derecho a réplica de los que nos oponemos a los ASESINATOS LEGALIZADOS...

Éso es todo. No sé si volveré a hacerlo, porque produce verdadera tristeza el observar tanta obcecación y tanto odio. Al menos consuela un poco el saber que, como se dice en la película Tierra de penumbras, "el dolor de hoy será la felicidad de mañana. Ése es el trato".
21 abr. 2009
Lo leí ayer en el autobús: El CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) había puesto a la venta unas cápsulas que tenían las propiedades de 45 kilos de uvas, con sus botellas de vino correspondientes, sobre la salud y el envejecimiento. En pocas palabras, habían encontrado la fuente de la eterna juventud.

Lo primero que me pregunté fue, "pero..., ¿qué es exactamente el CSIC? ¿para qué sirve?" Lo segundo fue más importante: "Si una cápsula tiene los efectos de 15 botellas de vino (creo recordar que eran 15), ¿dejará resaca después de tomarla? ¿Se desaconsejará su uso al volante? ¿Dará positivo en los controles de alcoholemia?"

Se ve que nos obsesiona el estar jóvenes. Parecer siempre lozanos y hermosos cuán estatuas griegas, y mucha gente está aprovechando la cultura de la imagen para hacerse muy rica. En fin, también dicen que tiene más efectos beneficiosos para la salud..., y esta entrada pensaba ser algo más relajada. Lo dejaremos estar así.
18 abr. 2009
En estos tiempos que nos ha tocado vivir me gusta pensar que el cine es un vehículo tan válido como otro cualquiera para extraer mensajes. Mensajes que nos sirvan para nuestra propia vida. Para alegrarnos, para animarnos, para hacernos pensar, para coger impulso... Una de mis escenas favoritas es ésta de El Señor de los Anillos cuando Aragorn, ya rey, exhorta a su ejército a luchar. Su arenga no tiene desperdicio. Que cada uno elija el ángulo desde el que quiera interpretarlo...


16 abr. 2009
Como me conozco porque llevo muchos años aguantándome, he decidido retarme. He decidido que voy a ver si soy capaz de darle vidilla al blog; una entrada cada dos días será la meta. ¿Por qué cada dos? Primero porque me gustan los números pares y después porque había pensado en una diaria pero, conociéndome como me conozco porque llevo muchos años aguantándome, sé que no seré capaz de cumplirlo. Con una entrada cada dos días me obligo a estar atento (que es algo que con la edad he dejado de hacer) a todo; me obligo a escribir; me obligo a obligarme a hacerlo, y me obligo a una rutina, que es algo contra lo que lucho, pero que en algunas cosas siempre es bueno. Así que aquí lo dejo escrito, para que quede constancia. Se abre la veda...
12 abr. 2009
Reconozco que me encanta hacer cambios de vez en cuando. Supongo que es una manera de luchar contra la rutina. Mi madre lo sabe. Cada equis meses me dedico a cambiar la decoración de mi dormitorio. No es nada del otro mundo: cambiar los libros de estantería, las películas, las revistas de cine, mis peluches (que tengo un montón...; me encantan), los muñequitos (algún día hablaré aquí de mi dormitorio, donde me da miedo que entre mi sobrina pequeña), los cedés...

También a veces me da por cambiar el diseño de mi página web, así que ¿por qué no iba a hacer lo mismo con este blog? Me gusta meterme a hacer experimentos con los diseños. Y aprendo a manejar estas cosas..., cargándomelas muchas veces. Pero... ¿no hemos aprendido todos así desde pequeñitos?
8 abr. 2009
Dándole vueltas al asunto del asesinato de niños inocentes en el vientre de la madre está bastante claro que la lucha no está tanto en convencer a la gente de que es un crimen, sino, más bien, creo yo, en hacer ver a la sociedad que ya hay VIDA HUMANA desde el instante de la fecundación. Ése debe ser nuestro campo de lucha: convencer a todos de que lo que se desarrolla dentro de la mujer no es un quiste; es un ser humano desde el primer instante.

Que ese ser humano en proceso de desarrollo es individual. Que no es un grano que sale en el interior de la madre, sino un ser independiente que tiene su propia autonomía. Por supuesto, necesita de la protección del cuerpo de su madre, pero ¿qué niño no la necesita hasta que tiene algunos años?

Y más importante: el asesinato de inocentes en el vientre de su madre no es una cuestión ideológica. Es una cuestión científica. No es la Iglesia Católica la que se opone a este crimen; son el sentido común y la ciencia misma. Sólo me da miedo el que nuestro gobierno, sabiendo ésto (porque me niego a pensar que personas que se suponen inteligentes no conocen las resoluciones científicas sobre el tema) siga adelante con su ley. Porque si desconocen la verdad serían unos imprudentes por no escuchar lo que dicen los que saben del tema; y si la conocen, sólo hay una palabra para lo que intentan hacer: GENOCIDIO. Y de éso los nazis sabían mucho...
1 abr. 2009
De repente me encuentro con mensajes de ánimo por mi estado de ídem (gracias a todos, de verdad. No sabéis lo que os agradezco vuestra visita y vuestras palabras. Prometo corresponder en la medida de lo posible), y con que María Jesús me concede un premio que se llama Red Hispania "al amor a España".

Siempre me han dado un poco de reparo las alabanzas y, por ende, los premios. Sobre todo porque nunca me considero suficientemente merecedor de ninguna de las dos cosas. Pero éste lo acepto de muy buen grado, primero por la persona que me lo concede, porque sé que lo hace con cariño; el mismo que le tengo yo a ella y a toda su maravillosa familia. Y en segundo lugar, porque, con la que está cayendo, ya va siendo hora de que dejemos de tener miedo a decir que amamos nuestro país, que se llama España. Que amamos nuestra bandera, nuestros colores, nuestras regiones, a nuestros paisanos... a pesar de que desde las altas esferas se empeñen en enfrentarnos. No lo conseguirán nunca del todo. Somos más y mejores que ellos...

Según las reglas del premio, ahora tendría que "nominar" a tres blogs que crea que merecen el premio. Yo creo que todos los que visito lo merecen, así que me dejaré llevar por "el corazón"...
En primer lugar a Yuria, para que vea que, a pesar de mi ausencia, sigo leyéndole:
http://torsionesydistorsiones.blogspot.com/ (éste es su blog).

En segundo lugar a Laura, porque hace poco que dio un giro a su vida y ésta es una forma simbólica de desearle todo lo mejor. Por cierto, Laura, "a ti no te saldrán alas como a Clarisa", porque ya las tenías, aunque no te hayas dado cuenta:
http://ladamazahori.blogspot.com/ (La Dama Zahorí es un buen oasis en el que descansar).

Y por último, y como se dice en la tele, aunque no por ello menos importante, a don Enrique Monasterio, porque su blog fue uno de los culpables de que me picara el gusanillo de meterme en "este lío" de escribir cosas importantes en internet:
http://pensarporlibre.blogspot.com/ (Lo de pensar por libre es un hábito bastante beneficioso para la salud. Lo recomiendo).

Ahora pego aquí debajo las "reglas" del premio:

Las normas para aceptar el premio son las siguientes:
1.- Poner la imagen del premio en un lateral del blog.
2.- Conceder y comunicar el premio al menos a otros tres blogs que creáis que destaquen por su amor a España.
3.- Indicar qué blog le ha concedido el premio.
4.- Enlazar con Red Hispania (opcional).

Todo aquel al que le concedáis el premio tendrá derecho a escribir también en Red Hispania (así que pensad bien a quién se lo dais). Bastará con que el premiado acepte el premio, cumpla las normas establecidas, y escriba a
blogosferahispanica@gmail.com, comunicándonos quién se lo ha dado. Nosotros pasaremos a enviarle por correo el permiso de escritura a la dirección email que nos indique.

Por último quiero, de nuevo, agradecer los mensajes de ánimo que me habéis mandado estos días. En realidad mis fases de "bajón" suelen ser algo arbitrarias y casi nunca responden a algo en concreto. Por lo general suelen evaporarse solas, pero reconozco que el saber que hay gente que quiere que salgas, reconforta. Prometo escribir algo más concreto en respuesta a vuestros mensajes, muy pronto; tal vez mañana o pasado. Ahora no quiero alargar mucho más ésto, así que, de nuevo, GRACIAS A TODOS POR ESTAR AL OTRO LADO DE LA PANTALLA.
28 mar. 2009
No, no es la primavera. Es todo lo que nos rodea. Estoy sin ganas de escribir, sin ganas de opinar, sin ganas de "pelearme"...

Sé que "tengo" que obligarme, pero ni siquiera me apetece. Llevo unas cuantas semanas sin ánimos, con la de cosas que tengo que escribir... (y no sólo en este blog). A ver si poco a poco voy saliendo del socavón...
22 feb. 2009
Por aquello de relajar un poco la atmósfera, voy a hablar de fútbol. Pero nada de defender unos colores, un equipo, un sentimiento, una afición... Nada de éso.

Hoy quiero hablar de fútbol como deporte.

Está claro que, en muchas ocasiones, el fútbol llega a aunar gente de muy variadas condiciones, creencias, ideas políticas...

Pero tampoco quiero hablar de ésto, sino de la gente que "hace" el fútbol. Del deporte profesional en sí. Porque hace tiempo que vengo observando que el fútbol se está convirtiendo en el deporte menos deportivo de cuantos existen, y me explico:

En principio un partido de fútbol consta de dos tiempos de 45 minutos cada uno. ¿Cuánto tiempo real es de juego? Seguramente la mitad o menos. ¿En qué empleamos el resto del tiempo? En jugadores tirados en el suelo revolcándose como si les hubieran dado una paliza, tanganas y peleas varias, discusiones con el árbitro, retrasos y pérdidas de tiempo a la hora de poner el balón en juego después de una falta o un saque de banda o de portería...

Antes, cuando yo iba al colegio, recuerdo que el fútbol era "un deporte de hombres", de contacto, un jego viril... Ahora resulta que el fútbol es un "juego de pillos" (éso es lo que dicen los "entendidos"). Se trata de engañar al árbitro todo lo posible simulando faltas, mintiéndole, negando tajantemente que se ha hecho lo que sí se ha hecho... La verdad es que da un poquito de vergüenza ajena ver a una persona rodando por el suelo después de una pequeña zancadilla, o cómo alguien que ve que pierde en velocidad un balón que disputa, de repente, se tira al suelo sin que nadie le haya tocado... y el problema es que los niños aprenden esas cosas.

Ya nadie quiere ser como Michael Laudrup (es el único que conozco por mi edad), un caballero en el campo. Nunca vi a Laudrup tirarse al suelo, y si se caía, se levantaba inmediatamente. No corría hacia el árbitro para increparle. Nunca le vi dar una patada a destiempo a un rival..., porque ésa es otra. ¿Cuántos jugadores con proyección se han quedado en el camino por culpa de una mala entrada de "un compañero"? Porque hay entradas que merecerían cárcel. No son entradas de deportistas; son entradas de carnicero.

Ésto es el fútbol que tenemos, seguramente reflejo fiel de nuestra sociedad y nuestros (los de ellos) valores. Y podría alargarme muchísimo en este tema, pero no quiero porque es domingo y es día de Oscars..., y habría que hablar de cine, pero tampoco quiero, porque el panorama está sólo regular (por no ser demasiado escéptico). Pero seguiré hablando de fútbol...
10 feb. 2009
No quiero escribir sobre el asesinato de la mujer italiana que se perpetró ayer.

No quiero escribir sobre las injurias que se vierten sobre la única institución en el mundo que está a favor de la vida, la dignidad del hombre y, por ende, del progresismo y la ciencia.

No quiero escribir sobre las mentiras que los que se autodenominan progresistas usan para engañar y confundir a la gente de bien, que se deja manipular.

No quiero escribir sobre la cantidad de falacias que la gente es capaz de inventar para acallar a su conciencia.

No quiero escribir sobre políticos y periodistas que se creen dueños de vidas ajenas, y capaces de conocer el sentir de los moribundos.

No quiero escribir sobre ésto.


Tarde o temprano Eluana podrá señalar con su dedo a sus asesinos, y seguramente los perdonará, cosa que ellos no han hecho con su vida.

Está claro que hay mucho por hacer, porque han conseguido que la sociedad, el mundo, no sepa discernir qué es digno, justo o verdadero.

Quiero creer que estamos asistiendo a "la hora fría que precede al alba". Esperemos que seamos capaces de recibir el amanecer con las manos abiertas y dispuestas a trabajar hasta la puesta del sol.
19 ene. 2009
Sí, tal y como suena. ¿Cómo puede estar en contra del condón la Iglesia, estando como está en contra del aborto y sabiendo que el condón los evitaría, porque evita embarazos no deseados? Una medida para evitarlos, está claro, es el que todos los jóvenes puedan acceder fácilmente a todas las medidas anticonceptivas necesarias y no prohibir, -que a la postre es algo que va contra la libertad del individuo-, su uso.

Bien, y ahora vamos a hablar en serio. ¿Qué mente con un mínimo de inteligencia, para evitar que la gente muera en incendios, reparte trajes de amianto para que puedan estar dentro de ellos sin quemarse? ¿Qué pensamiento preclaro opina que lo mejor para no cortarse es usar guantes de carnicero para poder jugar con los cuchillos?

¿Quién es más irresponsable, el que avisa a la gente de que el fuego quema y hay que alejarse, o el que da la falsa seguridad de que con un traje de amianto da igual que estés en medio de una hoguera? ¿Quién hace más por evitar que un niño se corte: el que quita los cuchillos de su alcance, o el que lo viste con una cota de malla y lo deja solo en la cocina con todo a su alcance?

¿Por qué no hablamos claro? El que se repartan condones en los institutos no va a disminuir los embarazos no deseados y, por ende, los asesinatos de niños no nacidos en el vientre de su madre (que ya dije hace algunos meses que en este blog está prohibida la palabra aborto; las cosas claras, y el chocolate espeso). Es como decirle a un niño: "toma este cuchillo para jugar, pero ponte este guante para no cortarte". Muy responsable, sí señor.

Y la Iglesia es la que está en contra del avance de la sociedad, de la ciencia y del progreso. Pues lo siento, pero si es con la prerrogativa de asesinatos, genocidios y mentiras, yo también estoy en contra.

"Es que si la Iglesia me prohibe usar preservativos está cohartando mi libertad"... Ya, pero la Iglesia no prohibe nada. Sólo dice la verdad: el uso del preservativo no asegura que se esté libre de embarazos o de enfermedades. ¿Y por qué no asumen que la abstinencia es la mejor arma contra embarazos y enfermedades sexuales? ¿Tan cerrados de mente son como para no querer entender que si no vuelo nunca podré morir en accidente de avión? ¿Qué hay detrás? ¿Cuántos millones de euros está recibiendo nuestro gobierno por "repartir" condones "gratuítamente"?

Y de los millones que habrá costado (de mis impuestos, por supuesto) la campañita del "sólo con condón"... (hasta los hip-hoperos sienten vergüenza ajena), no voy a hablar, porque me enervo.

Ya está bien de jugar con la inteligencia de la gente. Ya sabemos para qué quieren la asignatura de Educación para La Ciudadanía (que, por cierto, suena a antiguo régimen que no veas...): para aborregar a nuestros niños desde pequeñitos... Y la Iglesia estorba, porque es la única que no se calla.

Como diría don Quijote: "Ladran, luego cabalgamos".