23 jul. 2008
No me gusta hablar de fútbol (y menos discutir), porque me parece patético discutir por unos señores que ganan una pasta y que entienden la solidaridad haciendo que nosotros soltemos dinero mientras ellos juegan al fútbol "de forma desinteresada" en partidos benéficos. ¿No sería más fácil, rápido y efectivo que diesen su sueldo de un par de meses en lugar de convocar partidos?


Pero es que es algo superior a mí. Me supera. No puedo dejarlo pasar. Lo siento. De repente, viendo las noticias deportivas, me encuentro a Guti en rueda de prensa mientras los periodistas deportivos madrileños le preparan su "oposición" a la selección española para el Mundial.


¿Cuál fue la primera pregunta de los periodistas deportivos madrileños a Vicente del Bosque? Por supuesto: si convocará a Raúl. ¿Es que no hay más jugadores en España? ¿Es que no se han dado cuenta de que la selección española sin Raúl, Guti y Míchel Salgado (porque él será el siguiente, y si no, al tiempo) es más equipo, más selección?


Pues nada, por... "potencias" Raúl tiene que volver a la selección y Guti se lo merece más que cualquier otro jugador de la liga. Porque no lo olvidemos, Luis Aragonés tenía su propia personalidad y nunca se ha dejado manipular por los periodistas. Es más, les ha plantado cara. Pero ahora, Vicente del Bosque...


Espero equivocarme y no volver a ver a Raúl con la elástica española. Lo siento. Siempre he admirado a Raúl; su entrega, su lucha, su trabajo..., pero hay más España fuera de Madrid y del Real Madrid y el Atlético de Madrid. Aunque los periodistas deportivos no se lo crean.


***

¡¡¡Y CARLOS SASTRE DE AMARILLO EN EL TOUR DESPUÉS DE GANAR ALPE D'HUEZ!!!

16 jul. 2008

Qué estúpida manía el querer compararnos con los chimpancés, por favor. Claro que todos somos animales, pero ¿alguien se ha planteado cuál es la raíz de la palabra animal?

El ánima es lo que nos diferencia a unos animales de otros. Y las cualidades del alma humana se diferencian en muchísimo de la de cualquier chimpancé por más que se parezca a nuestro tío del pueblo.

¿Alguien ha visto a un chimpancé escribir un poema o crear arte? "Pues la mona Chita pinta cuadros...", podría decir alguien. Y yo le contestaría: "¿y nadie se ha planteado que si a lo que hace la mona Chita se le llama arte no es por mérito de ella sino más bien por demérito de los artistas?"

...y hasta aquí puedo escribir, por ahora.

10 jul. 2008
Tengo que reconocer que en esto de los blogs (¿no hay una palabra en español para ésto? Y si la hay, ¿alguien podría decírmela?) soy bastante novato, a pesar de llevar buceando en esto de internet bastantes años. ¿A qué me refiero? Pues que tengo el impulso de contestar a todos y cada uno de los comentarios que recibo (por cierto, gracias a todos. Aunque por ahora son pocos, pero irán aumentando, seguro... espero, jejeje). Si tuviera tiempo y una buena conexión a internet, seguro que ésto se convertiría más bien en una sala de charla.

Pero bueno, espero ir cogiendo práctica poco a poco, con el tiempo. Mientras lo hago, perdonadme que no responda la mayoría de los comentarios o si alguna vez parece que dejo esto abandonado. Ya lo he icho en algún sitio: soy un poco desastre para estas cosas, pero prometo tratar de hacerlo mejor..., en la medida en que pueda y sepa.

En fin, como digo en mi web siempre en la primera página (sí, otra cosa en la que mi espíritu inquieto e inconstante se esparce con el consiguiente "el que mucho abarca...") , SED FELICES. Seguimos en contacto.
5 jul. 2008

...al menos éso es lo que quiero pensar: que ZP no sabe lo que está haciendo al defender lo que llama "muerte digna": vamos, hablando claramente, el suicidio o, en su defecto, el asesinato por parte de médicos (gente que ha JURADO velar por la vida) de gente desvalida.

Porque si ZP sabe lo que está haciendo, o no tiene conciencia, o quiere convertirse en el mayor genocida de la historia de España; porque estamos hablando de matar a gente. Pero claro, si ya lo hacemos con niños, ¿porqué no con ancianos, enfermos o gente que estorbe?

Una muerte digna, dicen: ¿hay alguna dignidad en dejarse morir sin luchar? En esta sociedad en la que no nos importa pasar meses de hambre, metidos en un gimnasio sudando a chorros y machacándonos el cuerpo, o someternos a operaciones para mejorar la imagen, es demasiado sacrificado "soportar" a un familiar enfermo, o terminal. Es demasiado tener que estar pendientes de alguien que está en cama y no puede valerse por sí mismo. En muchos casos alguien que, pobre de él, nos ha podido dar la vida, pero que en sus últimos años, nos estorba para disfrutar de nuestro tiempo.

¿Qué pretendemos, señor Zapatero? ¿Una sociedad como la que querían los nazis? Todos sanos, todos jóvenes, todos guapos, todos inteligentes... Sobran los viejos porque no producen, sobran los enfermos porque no nos dejan disfrutar, sobran los niños porque son una carga...

¿Y si proponemos, señor Zapatero, a los 60 o a los 65, cuando hay que jubilarse, que el Estado nos sufrague el suicidio? A los niños con síndrome de Down, que la Seguridad Social recete un veneno en las primeras papillas, para que mueran felices (total, los matamos antes de nacer, ¿porqué no deshacernos también de los que ya han nacido?). Los enfermos de Parkinson, los metemos en autobuses y los despeñamos por acantilados, antes de que la enfermedad les lleve a su máxima degeneración. O mejor, unas pruebas de ADN a los recién nacidos: todos los que lleven en sus genes alguna enfermedad degenerativa, los metemos en hornos crematorios y con lo que quede de ellos, fabricamos esmaltes de uñas, pintalabios y cremas rejuvenecedoras... (ah, no. Éso creo que ya se hace, ¿no?)

¿Qué dignidad hay en la muerte cuando es la sociedad (o en su defecto un Estado enfermo y descerebrado) la que dicta quién tiene derecho a vivir? ¿Quién le ha dicho, señor Zapatero, que el Estado debe velar por la muerte de sus ciudadanos? ¿Qué estado del bienestar pregona usted cuando está creando una cultura de la muerte?

La doctora Sylvie Menard, conocida defensora de la eutanasia en Italia, tras detectársele un tumor incurable en la médula, cambió de actitud. Ahora afirma, desde la experiencia de su propia vida que "la depresión ante una enfermedad grave es algo que, en mayor o menor medida todos los enfermos experimentan antes o después. Darles una hoja mediante la cual autorizan al médico a que les quite de en medio, es como dar un empujón al primero que te encuentres asomado a un puente, en lugar de agarrarle para que no se precipite".

Es más, yo añadiría: ¿qué tipo de conciencia médica tiene el médico que le da a un enfermo una hoja para que firme que pueden matarlo? La doctora afirma que "nadie en su sano juicio quiere morirse. El deseo de morir es contrario a la naturaleza humana".

Voy a acabar, por ahora, con más palabras de la doctora Sylvie Menard a la que su larga experiencia tratando a enfermos terminales (38 años trabajando en Oncología Experimental del Instituto de Tumores de Milán) le ha enseñado que la prioridad para la inmensa mayoría no es desear la muerte, sino sentirse protegidos ante el dolor. Por eso, "si un paciente me pide la muerte, significa que yo no he cumplido con mi deber como médica".

1 jul. 2008
...de repente, viendo los reportajes de las celebraciones por el triunfo de la selección española, se me ha venido a la cabeza una frase, como un flash:

"Lo que el fútbol ha unido, que no lo separe ZP."